Home / ACTUALIDAD - 2 / Para qué ir a Misa

Para qué ir a Misa

 AYUDAME A SALVAR UNA VIDA 

 

 

REFLEXIONES…

 

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

En verdad te pregunto, ¿para qué vas a Misa todos los domingos?

¿Para cumplir, para pedirle cosas a Dios, para darle gracias, por que necesitas alimentarte de Su Gracia o por un simple figureo social?

Uno de los misterios más bellos de la fe cristiana, es el Santísimo Cuerpo y Sangre del Señor Jesús, realmente presente en la Eucaristía.

La Santísima Trinidad nos recuerda que la Iglesia es una familia y la familia es una pequeña Iglesia, por eso el centro de nuestra Iglesia, nuestra familia, debe ser Jesús, el centro de nuestras vidas, quien nos acompaña en la Eucaristía, pues es el alimento fundamental de nuestra fe, pero recordemos que la Eucaristía no es un medio, es un fin en sí misma. La Eucaristía es fuente y cumbre de la vida del cristiano.

Cuando asistimos a Misa encontramos la fuente de donde brota nuestra fuerza, nuestra alegría, nuestra paz, la vida cristiana es la vida en Cristo y Cristo vive en mí por la Eucaristía. La iglesia vive de la Eucaristía, es la cumbre, la cima hacia la cual tiende todo nuestro esfuerzo, porque a la Eucaristía traemos nuestros dolores y alegrías, nuestras frustraciones y anhelos, es para nosotros ya un anticipo de la meta, del cielo.

Asistir a la Santa Misa es unirnos a la liturgia celestial, a ese Jesús a quien debemos adorar hoy en la Eucaristía, viéndolo ya, cara a cara en la gloria.

El significado teológico de la Eucaristía, está sintetizado en estas tres palabras: sacrificio, banquete y presencia.

Sacrificio porque en cada altar se actualiza, se hace presente el sacrificio de la cruz, su carne entregada y su sangre derramada para el perdón de los pecados, no es solo la carne y la sangre que Jesús ofreció en la última cena, es la carne y la sangre que Jesús ofreció como sacrificio reconciliador en la cruz.

Banquete, porque el mismo Jesús se nos da como pan vivo bajado del cielo, su carne es verdadera comida y su sangre verdadera bebida, el que come mi carne habita en mí y yo en él, por eso al acercarnos a la Eucaristía, debemos prepararnos y tener un corazón humilde y reverente capaz de maravillarse frente al misterio.

La Comunión Eucarística no es un premio para unos cuantos puros, pues es también alimento y medicina para los pobres pecadores que somos todos, sin embargo, San Pablo nos advierte que antes de acercarnos a comulgar, debemos discernir si estamos bien preparados, si estamos en Gracia de Dios y si tenemos conciencia de pecado grave, debemos reconciliarnos antes de recibir la Sagrada Comunión.

Hay incluso quienes piensan: ¿para qué voy a ir a misa si no puedo comulgar?…

La Comunión Eucarística es el modo más pleno de participar en la Santa Misa, pero no agota la riqueza del misterio, la Misa tiene un valor infinito como sacrificio que se ofrece por todos y cada uno de los participantes, además de ser un alimento espiritual por la Palabra de Dios y la oración comunitaria, por ello, si alguno no puede recibir sacramentalmente al Señor, puede hacer una Comunión Espiritual, que puede ser un canal para recibir abundantes bendiciones de la misericordia divina.

Por último, la Eucaristía es también presencia real, en el Santísimo Sacramento está realmente presente Jesús, en su cuerpo y sangre, en su humanidad y en su divinidad, una presencia que se prolonga luego de la celebración de la Santa Misa, ya que Jesús se queda con nosotros en el Sagrario.

Jesús nos dijo: “yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”, Él está en el sagrario, aguardándonos como un amigo íntimo y cercano, que nos conoce, que sabe de nuestras alegrías y tristezas.

Él sabe lo que te preocupa y quiere que se lo compartas, que como San Juan reclines la cabeza en su corazón, Él quiere que lo visitemos con frecuencia, para darnos su fuerza y su gracia en el camino de la santidad. Cuantas veces pasamos de largo ante el sagrario, sin ser conscientes de que allí habita Dios, si moisés se quitó las sandalias y se cubrió el rostro ante la zarza ardiente, cuanto más nosotros ante la presencia real del Hijo de Dios.

Hoy pido a la Virgen Santísima que, ella nos eduque a ser reverentes, que ella interceda por nosotros para que nuestros ojos se abran, para que nuestro corazón se encienda como el de los discípulos de Emaús, para que cada día crezca en nosotros el amor por el Santísimo Sacramento del Cuerpo y la Sangre del Señor Jesús.

Víctor Martínez da gracias al padre Juan Carlos Rivas, quien con sus palabras me edificó para escribir esta reflexión de hoy, inspirada por el Espíritu Santo.

Que la gracia y la paz sean con ustedes de parte de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo.

Gracias a la Fundación Farach por apoyarnos en esta misión de llevar la Palabra de Dios por el mundo entero.

Hasta la próxima

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Vice de Ecuador en problema, la quieren destituir por lo que hizo su hijo

   Su suerte está en manos de Asamblea      QUITO, Ecuador ...