Home / ACTUALIDAD - 2 / La flauta del embajador

La flauta del embajador

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

 

 

REFLEXIONES…

 

 

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Me encontraba en un impresionante acto de embajadores en el que se presentaba el libro “Selección de Poemas de Autores Dominicanos”, otro encuentro más en el que la Embajada Dominicana en la República de Turquía y el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Ankara, enaltecen nuestros valores, a través de sus dos idiomas, con dos culturas tan diferentes, estrechando los lazos de hermandad de dos países, que si bien están geográficamente tan distantes, se encuentran cada día más cercanos, gracias a las gestiones de nuestra embajada y del grupo de dominicanos que aquí en Turquía residimos.

Observaba desde mi asiento tranquilamente la llegada de las diferentes personalidades, el intercambio entre todos, las fotos que nunca faltan, el desfile de las diversas vestimentas, y la forma de comportarse de algunos, pero el sonido de una flauta que parecía salir de ultratumba me invitaba a elevar el alma, alejándome por un momento del lugar y quedando inmerso en pensamiento y espíritu en un profundo y elevado nivel espiritual, en el que apenas escuchaba las voces agitadas de los participantes.

Tenía a mi lado al Ingeniero Turco Ramiz Giray, quien al parecer notó que me encontraba inmerso en el silencio, ignorando el bullicio de los demás y en un profundo momento de meditación, quien me decía ¿sabe usted como se llama ese instrumento musical? a lo que respondí, una flauta, fue entonces cuando me dijo no, es un Ney explicándome la importancia de sus melodías.

Es este un instrumento que ha existido durante miles de años, (5000 años), se han encontrado en excavaciones en Iraq, usado en la música árabe clásica, pero principalmente usado para ceremonias religiosas. Existen neys turcos, neys egipcios y neys árabes dependiendo de los diferentes tipos de hoyos y estilos.

Presenta un sonido cómo triste y conmovedor, representando el anhelo de la caña de reunirse con el cañaveral que lo produce, y el anhelo del hombre de unirse con su Maestro Dios.

Es aquí donde Víctor Martínez encontró la razón por la que se vio abstraído por un momento, en un plano divino en el que observaba desde lo alto a quienes pendientes de su mundo terrenal ignoraban la presencia del mismo Dios a través de la música, una forma de invocarlo para bendecir este majestuoso encuentro.

He querido resaltar en esta reflexión “la flauta del embajador”, del creador de este proyecto cultural, pero sería injusto si no mencionara la emoción que sentí al ver a esos magistrados de las letras exponer sus poesías y enaltecer una vez más a mi adorada Patria, junto a nuestro embajador Elvis Alam, fueron ellos, Tony Raful, Flavio Rondón, Andrés Mateo, Kutlu Necati, quienes declamaron incluso sus hermosos poemas.

Una vez más descubro que Dios está en todas partes, no sé lo que significó para algunos su participación en este acto, pero para mí fue el retiro espiritual del día, en mi Cuaresma, poesías que estremecían los sentimientos, recuerdos de mi país con esos 11 aclamados poetas dominicanos y una conexión especial con mi Dios a través de la música que siempre eleva el espíritu, ni más ni menos que, interpretada por un gran predicador, quien con su ney llevaba a los corazones y las almas la presencia del mismo Dios.

Felicitaciones al señor embajador, felicitaciones a la comunidad dominicana, felicitaciones a los turcos que nos reciben y nos acogen con tanto amor.

Este mensaje ha llegado a todos ustedes gracias al apoyo recibido por nuestra hermana Carolina Hernández.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

¡Cógelo, Picante!… Chu Vásquez, en Interior y Policía, ha sido un desastre, un fiasco

Buenos días… La verdad es que el ¡cambio! en el país, no ...