Home / ACTUALIDAD - 2 / Dominicanos en Turquía

Dominicanos en Turquía

 AYUDAME A SALVAR UNA VIDA 

 

 

REFLEXIONES…

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz

Una vez más, los dominicanos nos encontramos en Estambul, en un hotel ubicado frente al imponente Bósforo, grande y heroico, que conecta dos mares, el mar negro y el mediterráneo, este hermoso paisaje nunca entristece el alma de nadie, sin embargo, remueve los recuerdos de los bizantinos, los turcos, los románticos, como yo, los helenos de la época mítica, cuando lo cruzaron por primera vez.

Ver caer la noche y observar los barcos por delante de él, repletos de turistas, y ¿por qué no?, de románticos turcos, es impresionante. Observaba con atención las luces de aquel hermoso paisaje, el movimiento de la gente, el compás de la música que se escucha a lo lejos, aquel ambiente sin ruidos escandalosos, porque el turco habla muy bajo y come sin alzar la voz, con el innato decoro y nobleza de su raza, contemplar miles de años de historia imaginándome desde el arca de Noé hasta el nacimiento y proliferación del cristianismo, es tarea para pensar por mucho tiempo.

Pero, hoy me tocaba, cruzar mares y continentes, pues al entrar de nuevo al salón principal del Hotel, más de 70 dominicanos celebraban al ritmo del tambor su gran encuentro, enalteciendo a la Patria de Juan Pablo Duarte.

Se veían las banderas en manos de todos, entre las bebidas y el buffet, un apetitoso ron con algunos dulces típicos dominicanos, que nos traía el Embajador Elvis Alam, quien acababa de llegar de nuestra adorada tierra para darnos un informe pormenorizado de su belleza refinada, de las modificaciones estructurales de la ciudad de Santo Domingo y de los avances comerciales y culturales que hemos logrado entre Turquía y la República Dominicana, estrechando aun más los lazos de hermandad.

Luego de sus sentidas palabras y su acogida a la comunidad dominicana en Turquía, como es nuestra costumbre, Víctor Martínez procedió a invocar la presencia del Altísimo a través de la Virgen de la Altagracia pidiendo su protección y la bendición de nuestra actividad.

Fue una gran noche, tres años celebrando este encuentro, el primero con la participación de un grupo de alrededor de 20 dominicanos, el segundo año 35 y este año 70.

Horas antes del inicio de la fiesta, nuestra embajada realizó un operativo de asesoría y solución de problemas a dominicanos que presentan situaciones particulares con sus pasaportes, cédulas de identidad, visas, residencias y otros.

Ha sido esta, otra experiencia más de las que dejan en mi corazón la nostalgia de mi gente, de mi adorado país, de mi tierra.

Gracias Padre de amor por bendecirnos grandemente.

Este mensaje ha llegado a todos ustedes gracias al apoyo recibido por nuestro hermano Ramon Vargas.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

¡Cógelo, Picante!… Chu Vásquez, en Interior y Policía, ha sido un desastre, un fiasco

Buenos días… La verdad es que el ¡cambio! en el país, no ...