Home / ACTUALIDAD - 2 / Cuando la nostalgia va y viene

Cuando la nostalgia va y viene

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

 

 

REFLEXIONES…

 

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Era una mañana de noviembre muy fría, con un cielo gris, muy nublado, una llovizna helada, y un gran silencio, caminaba de regreso a mi hogar, subía y bajaba las acostumbradas cuestas del irregular camino, mientras, los cánticos con las oraciones de las mezquitas rompían el silencio y estremecían las calles invitándome a un recogimiento espiritual no acostumbrado, pero muy profundo.

Guardaba aquel momento en mi corazón y escuchaba, mientras, repetía mis alabanzas al Señor, mis pensamientos giraban en torno a mis seres queridos y era el momento de poner en oración una vez más a quienes esperan con fe mis súplicas hechas al Padre por sus necesidades, las cuales hago permanentemente con mucho amor.

Al sentir dolor en todos mis huesos por el frio no acostumbrado y en el alma, por la distancia que me separaba de los míos, me invadió la nostalgia, ¿qué hago tan lejos y por qué estoy aquí?, le preguntaba a mi Dios, era inevitable que mis pensamientos se trasladaran a mi hermosa Quisqueya y visitando a los míos con mis pensamientos, les enviaba mensajes de amor.

En Dominicana son las 7:00 a.m. y el día está comenzando, aquí en Turquía son las 2:00 p.m. y mi día ya está bien adelantado, pues yo vivo en el futuro, sin embargo no puedo predecir lo que te va a suceder cuando llegues a las 2:00p.m.

Recordé a mi madre que vivía diciéndome que yo siempre vivía adelantado, en el futuro, que no había terminado algo, cuando ya estaba inventando otra cosa.

Al llegar me senté y con el corazón afligido invoqué al Espíritu Santo, necesitaba un bálsamo de amor que aliviara mis penas y me recordara que no era tiempo de tristezas, ni aflicción, que debía retomar, entonces empecé a escribir este mensaje para continuar mi tarde trabajando para el Señor.

Recordé aquel pasaje de Mateo 9: 35-38 que dice:

“Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Rueguen, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.” Palabra de Dios.

Fue entonces cuando Víctor Martinez, como buen obrero, decidió ocuparse de nuevo de la Empresa de Dios y dejar atrás la nostalgia. No hay tiempo para lamentaciones.

Este mensaje ha llegado a todos ustedes gracias al apoyo recibido por nuestro hermano Mariano Abréu.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Leonel hablará esta noche sobre elecciones municipales

SANTO DOMINGO, R.D. El expresidente de la República y líder del partido ...