Home / ACTUALIDAD - 2 / Un llamado de Dios

Un llamado de Dios

 AYUDAME A SALVAR UNA VIDA 

 

 

REFLEXIONES…

 

 

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Cómo saber si estoy recibiendo un llamado de Dios para cumplir una determinada misión en mi vida, es algo que nos preocupa, sobre todo cuando nos sentimos llamados a la vida religiosa, por ejemplo.

Tu llamado debe estar centrado en tu propósito. Nuestro propósito en la Tierra es hacer que ninguna persona se quede sin saber que existe Dios. Los demás sueños, anhelos y deseos que tengamos en la vida, deben ir acorde a esta misión inicial (Colosenses 3:2).

Si crees que Dios te está llamando a hacer algo, lo primero que debes hacer es examinar si de alguna manera esto implica compartir tu fe. Si no encuentras ninguna conexión, es más probable que el deseo que tengas no provenga de Dios, sino de ti mismo.

Tu llamado no solo te beneficia. Muchas veces confundimos nuestros sueños o metas personales con el llamado de Dios. Si anhelamos ir a África, podemos creer que es Dios quien nos está llamando a ir a ese lugar. Sin embargo, el llamado de Dios nunca es para beneficio propio, sino de la iglesia en general.

La Biblia explica que nuestros diferentes dones y talentos sirven para que contribuyamos al cuerpo de Cristo y expandamos su reino (Romanos 12:4–5; 1 Corintios 12:12–31; 1 Pedro 4:10–11). El llamado de parte de Dios nunca sirve para satisfacer una aspiración personal, sino que tiene un propósito mayor, la cual, como consecuencia, produce gozo.

Tu llamado es elegido por Dios. El llamado no es algo que podemos elegir, es Dios quien lo hace por nosotros. Tenemos la potestad de rechazarlo y alejarnos de Él, pero su llamado es por nuestro bien y el de los demás. Tal vez en ese momento no lo entendamos, pero con el tiempo nos daremos cuenta de que realmente era lo mejor. Dios elige nuestro llamado, pero nos da libre potestad de elegir si lo aceptamos o no.

Tu llamado te hace buscar más a Dios. No podemos decir que conocemos a Dios si solo oramos cuando nos acordamos y apenas leemos la Biblia. Desarrollar una relación personal con Dios implica hacerla crecer día a día, minuto a minuto, y tenerlo presente en las cosas cotidianas de nuestras vidas.

La Biblia dice que solo podemos escuchar el llamado de Dios cuando lo conocemos a Él (Juan 10:27-29) y, si pensamos que ya hemos recibido uno de su parte, esto nos debe llevar aún más cerca de Él.

Víctor Martínez te invita, primero y ante todo a estrechar más tu relación con Dios, a conocerlo más, para que puedas escucharlo, descubre cuál es tu misión aquí en la tierra, no busques el beneficio personal en todo, no te conviertas en una persona egoísta, descubre cuales son esos dones y talentos que Dios te ha dado y ponlos al servicio de los demás y cuando sientas que Dios te está señalando el camino, no lo rechaces, acéptalo con humildad.

Este mensaje ha llegado a todos ustedes, gracias al apoyo que nos da nuestro hermano Juan Francisco Hernández.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Leonel hablará esta noche sobre elecciones municipales

SANTO DOMINGO, R.D. El expresidente de la República y líder del partido ...