Home / ACTUALIDAD - 2 / Comprando oro

Comprando oro

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

 

REFLEXIONES…

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Anoche soñé comprando mucho oro, me gustó el sueño, aunque siempre he sido indiferente y me ha interesado poco comprar, tener o regalar prendas de oro.

Siempre he tenido el concepto de que el deseo de estar comprando y guardando joyas no es más que fruto de la vanidad, pero respeto el pensar de quienes les encanta el oro.

En mis oraciones temprano, al abrir mi Biblia me encontré precisamente con este pasaje del Apocalipsis 3:18-21 “Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, dejaré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”. Palabra de Dios.

Sueño hoy comprando oro y me encuentro con este mensaje, sin embargo, he hecho caso a la idea de que para brillar como el oro se necesita fuego, esto como una forma de aprender a soportar las pruebas y los momentos difíciles, pues así seremos espiritualmente ricos.

Por otra parte, las vestiduras blancas son señales de pureza, el Señor quiere que seamos puros, santos y que aprendamos a abrir los ojos para ver las cosas de Dios y actuar conforme a lo que Dios manda, pues Él es muy claro cuando nos dice que nos ama tanto que nos reprende y nos castiga si es necesario, cuando hacemos lo mal hecho, debe esto llevarnos a asumir una actitud verdadera de arrepentimiento frente a nuestros pecados.

Definitivamente que Él está a la puerta de tu corazón y te está llamando hoy a una vida santa, diferente, si tú quieres oírlo y abrirle la puerta de tu corazón, Él estará contigo hoy, aquí y mañana en el Paraíso.

Víctor Martinez piensa que, además de todas estas valiosas enseñanzas que el Padre hoy me regala, debo hacer un esfuerzo y empezar a hacer lo que nunca he hecho en mi vida, ahorrar, aunque sea poco cada vez que pueda, me da trabajo, pues siempre he preferido darlo todo en vez de guardar. Lo pensaré.

Este mensaje ha llegado a todos ustedes gracias al apoyo recibido por nuestro hermano Felipe Gómez.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

La religión no salva

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA       REFLEXIONES…       ...