Home / ACTUALIDAD - 2 / Los adolescentes tocan mis puertas

Los adolescentes tocan mis puertas

 

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

 

 

REFLEXIONES…

 

 

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Estaba yo sentado en mi acostumbrado lugar de trabajo tomando un té, dos chicas adolescentes acompañadas de un chico se sientan frente a mí. Les brindo mi acostumbrada sonrisa, inclino mi cabeza y llevo mi mano derecha al corazón, mi habitual saludo en Turco.

Una de ellas parecía japonesa, los otros dos chicos puros turcos, mientras escribía en mi computadora noto que la chica japonesa me miraba con atención, y les comentaba a los otros quienes me miraban con cierta picardía en sus rostros, cuando se retiraban se acercaron a mí y al hablarme tomo el traductor y les comunico que no hablo mucho turco.

No fue esa una limitación, la chica japonesa me pedía tomar una foto del grupo conmigo, le pregunto por qué, y me contesta: “tiene usted algo especial, que transmite armonía, algo diferente, tu sonrisa llega al corazón”; no me quedó más que tomarme la foto con ellos. Ahora, cada vez que se me cruzan en el camino vienen a saludarme con gran alegría.

Victor Martinez recordó las tantas fotos con sus adolescentes estudiantes y en los retiros espirituales de los diversos colegios, al parecer Dios me ha querido decir algo hoy, aun no sé qué, pero confieso que extraño esos tiempos, en los que me dedicaba a la conversión de los adolescentes.

No quiero alimentar mi ego, ni sentirme especial, ni mucho menos superior, no me perdonaría perder la humildad que tanto trabajo me ha costado cultivar, pero me pregunto todos los días, ¿qué es lo que pasa en mí? es la tercera vez que me piden foto, he tenido que escuchar la expresión, "eres muy dulce" con frecuencia, en los lugares donde almuerzo o al tener contacto con la gente. Y he tenido que aprender a responder: Allah benimle, Dios está conmigo, dejando sorprendidos a quienes me escuchan.

Víctor Martinez ha recordado con mucho amor a los sordo – mudos, pues he tenido que aprender a hablar con la mente, los ojos y el corazón, y entender que para las cosas de Dios nada es imposible, ni el idioma, ni la raza, ni la cultura, ni la edad, todos somos hijos amados del Padre, al final se predica más con el buen ejemplo y la actitud positiva, que con la palabra.

Ojalá que los padres que me escuchan entiendan esto último, es mejor predicar a tus hijos con el buen ejemplo, y una actitud positiva, que con tantas palabrerías, sermones y negatividad.

Este mensaje ha llegado a todos ustedes gracias al apoyo que nos brinda nuestro hermano Sixto Inchaustegui.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Stoltenberg pidió atacar a Rusia para que Ucrania prevalezca

Kremlin: Misiles de la OTAN ya se utilizan para atacar a Rusia ...