Home / ACTUALIDAD - 2 / La ventaja de vivir sin agenda

La ventaja de vivir sin agenda

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

 

 

REFLEXIONES…

 

 

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Merhaba, arkadaslar, ¿nasilsiniz?

Un hombre tan activo y dinámico, como ha sido Víctor Martínez que desde temprana edad (11 años), empezó trabajando en los barrios marginados de su país sin descanso, siempre comprometido con las actividades de bienestar social de su Iglesia, que se atrevió a incursionar en la educación con apenas 22 años poniendo un colegio, que creció con una agenda en la mano siempre llena de actividades, conferencias, retiros espirituales, reuniones con personas a quien ayudar, estudios constantes en diversas universitarias, le ha llegado el momento de vivir sin agenda.

Nunca imaginé qué se podía sentir cuando al abrir los ojos, te das cuenta de que nadie te espera, no hay reunión alguna, no hay que salir corriendo, solamente dejarte llevar por lo que Dios quiera.

Jamás imaginé qué alivio sentiría cuando la mochila estuviera ligera y no tienes cosas materiales que conservar, exceso de ropa que lavar, una despensa con comida que se te puede dañar, vajillas guardadas para no sé cuándo, y si se te presenta emigrar, dos zapatos, algunas piezas de ropa y utensilios personales, acompañado siempre de tus libros de oración, entre ellos la Biblia y ahora el Corán, un santo Rosario, tu laptop y tu celular, claro y lo más importante, tus hermosos recuerdos de toda tu gente que siempre llevas en tu corazón.

Estoy dedicado exclusivamente a escribir, a orientar y a guiar a todo el que acude a mí, que por cierto son muchos cada día, a llevar mis Mensajes de Amor a los corazones de quien el Espíritu Santo elige cada mañana, a orar intensamente por todo el que me pide oración y a escuchar hermosos testimonios de cómo Dios responde siempre a los que le invocan con fe.

Me he sentido muy feliz con el grupo de personas que se ha unido a mí en esta misión a través de la Fundación Vidas en Desarrollo, con sus aportes hasta de cien pesos dominicanos, US$2.00 aproximadamente, he podido comprender aquel hermoso pasaje en Marcos 12, en que Jesús se sentó a observar cómo la gente hacía sus aportes en las alcancías del templo y la actitud que asumió cuando aquella viuda pobre llegó y echó dos simples monedas de muy poco valor, para Jesús ese fue un gesto grandioso de amor hacia el Padre.

He valorado la importancia de las redes y he logrado demostrar cómo deben ser usadas para el bien, para glorificar al Padre, con mis escasos conocimientos he podido hacer mucho, pero necesito ayuda, debemos llegar más lejos, romper fronteras, necesito Señor que toques el corazón de algún experto que quiera unirse a nuestra causa y darnos apoyo con YouTube, página Webb, y todo lo que se pueda poner al servicio de la humanidad, para que conozcan de Dios, para salvar vidas, para orientar familias, para tocar corazones, para transformar al mundo.

Necesito concentrarme cada día más en mis inspiraciones divinas, en la calidad de mis oraciones, en mi crecimiento espiritual, no puedo perder el tiempo presionando teclas, adivinando cómo hacer lo que ya está hecho, queriendo ser un experto de la informática, no me interesa, no me puedo desenfocar de lo que Dios quiere de mí en este momento.

Hoy, una vez más doy gracias a Dios por todos ustedes, por los que me escuchan, por los que me animan, por los que me bendicen, por los que me retroalimentan, por los que me niegan la ayuda, por los que me apoyan, por los que creen en mí, y Señor, hasta por los que no creen en mí, pues al igual que como te pasa a Ti, no les guardo rencor, los miro con ojos de amor y oro por ellos. Bendícelos. Amén.

Este mensaje ha llegado a todos ustedes como cortesía de un exalumno muy agradecido.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Ejército ruso lanza operaciones de asalto a 5 zonas ucranianas e irrumpe en Nueva York y Toretsk

UCRANIA Tropas rusas continúan sus operaciones ofensivas en dirección a Donetsk, avanzando ...