Home / ACTUALIDAD - 2 / Tres mil Inspiraciones del Espíritu Santo

Tres mil Inspiraciones del Espíritu Santo

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

 

REFLEXIONES

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Hoy llevamos 3000 Mensajes de Amor, ocho años escribiendo día a día, cada mañana, después de orar e invocar la presencia del Espíritu Santo, para dejarme conducir y llevar hasta ustedes unas palabras de aliento.

Todo parecía imposible, años pidiendo a Dios que me diera el don de la escritura, la sabiduría divina, para llegar a los demás, a través de los mensajes escritos.

Jamás olvidaré que la primera señal me fue dada a través de Monseñor Pepén, un verdadero siervo y mensajero de Dios, quien, al oírme predicar, se acercó y me dijo, no puedes dejar tus palabras en el aire, tienes que escribir.

Por años María Cristina Farías, muy querida por mí, muy amiga de los ángeles, con extraordinarios poderes psíquicos y divinos, me ha insistido en la elaboración de mi primer libro.

Hoy, me he apartado de la rutina diaria y he salido de mi zona de confort, para escudriñar en mi interior, tratando de encontrar las directrices e inspiraciones para cumplir con ese compromiso sagrado de dejar a la humanidad lo que podrían ser verdaderas inspiraciones del Espíritu Santo.

Me es difícil, porque no son mías las inspiraciones, no escribo lo que quisiera, sino los plectros recibidos a través de mis meditaciones y oraciones, he aprendido que todo tiene su tiempo y que las cosas hay que hacerlas al tiempo de Dios.

He aprendido mucho con el envío de mis mensajes, he recibido muchas bendiciones a diario, de mucha gente que me quiere y me sostienen espiritualmente, he tenido que lidiar con críticas severas, rechazos de algunos, comentarios indeseables, pero como se trata del Espíritu Santo, el mismo Dios siempre ha bendecido a todo el que positiva o negativamente se ha dirigido a mí.

Jamás olvidaré aquella crítica, adornada de duras palabras, donde se me acusaba de indigno, por haber escrito un mensaje de amor, hablando de la pureza espiritual. Cuánta razón tenía aquella sabia y gran mujer, que no alcanzaba a entender que este indigno siervo de Dios, solo expresa lo que el Espíritu Santo pone en mi corazón.

Jamás, pero jamás, Víctor Martínez será merecedor de ocupar un puesto privilegiado en el Reino de los Cielos, pero sí, de caminar con humildad y esperanza tras los pasos del Señor, dejándome conducir, en espera de su misericordia.

Hoy honro, glorifico, alabo, reconozco, y doy gracias una vez más a mi Señor, por haberme elegido para colaborar con la salvación del mundo, a pesar de mis limitaciones y debilidades.

Bendito y alabado seas por siempre.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

La Policía ‘persigue’, pero no sabe aún quienes mataron en asalto a hijo de diputado del PRM

  SANTO DOMINGO, R.D. La inseguridad no un juego, es una realidad ...