Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: Paz en la enfermedad

REFLEXIONES: Paz en la enfermedad

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

 

 

Hola, amigos, ¿qué tal? Hoy me dirijo a todos aquellos que estando enfermos esperan en el Señor, que piden oraciones y están luchando por su sanación.

En Santiago 5:14 la Palabra de Dios nos dice: “¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la Iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y, si ha pecado, su pecado se le perdonará”.

El Sacramento de la Unción de los enfermos, fue instituido por el Señor precisamente para la sanación de los enfermos, el cual debemos recibir, no cuando nos estamos muriendo, sino, en medio de la enfermedad, debemos por tanto dirigirnos a la Iglesia en busca de la unción de los enfermos.

Unción que, acompañada por una buena confesión de los pecados, recibiendo la Eucaristía y las oraciones de la comunidad de hermanos, nos abrirá los caminos para la sanación.

Sin embargo, algo importante debemos tener en cuenta, todos un día vamos a morir, el gran misterio que no nos ha sido revelado y que sólo Dios sabe cuándo y como nos llegará la hora.

Dichosos quienes al caer en cama tienen la oportunidad de prepararse espiritualmente y purificarse con el dolor y sufrimiento, para transitar ese camino que nos conducirá al Padre.

No seamos rebeldes, no nos angustiemos, no permitamos que nuestro corazón se entristezca, es más en Proverbio 17:22, el Señor nos dice que:

“Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos”, hay que mantener la fe hasta el último momento, pero también hay que entender que nos debemos a la voluntad de Dios, y si este momento nos llega, entregarnos en paz y con amor.

Uno de los aspectos que más angustian a las personas en lecho de muerte es pensar que van a dejar a sus seres queridos y que cómo se van a hacer, sin embargo, la vida nos enseña que todos lo superamos y tenemos que continuar viviendo, gracias a la fortaleza que el mismo Dios nos da, para seguir adelante.

De manera, hermano o hermana querida que estas atravesando por una situación así, no pierdas tu paz, ni tu fe, ni la esperanza de vivir, deja que el Padre te conduzca por el camino que tiene preparado para ti, aquí en la tierra o en el cielo.

Te invito a leer cada día el salmo del Buen Pastor.

Victor Martinez te quiere y ora siempre por ti, recibe un abrazo de paz en medio de la enfermedad.

Hasta la próxima.

About direccion

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Kremlin afirma hostilidades terminarán si Kiev ordena deponer las armas

MOSCÚ Las hostilidades en Ucrania pueden terminar "antes del final de hoy", ...