Home / ACTUALIDAD - 2 / Muere arzobispo Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz en 1984

Muere arzobispo Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz en 1984

 

Fue un símbolo de la lucha contra el apartheid

SUDAFRICA

El arzobispo emérito sudafricano Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz de 1984 por su activismo contra el régimen de segregación racista del apartheid, ha muerto este domingo a los 90 años.

El presidente del país, Cyril Ramaphosa, ha confirmado el fallecimiento y enviado sus condolencias a la familia Tutu.

Tutu fue un ser humano extraordinario. Un pensador. Un líder.

Desmond Tutu fue un símbolo de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica, por lo que fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1984.

«El fallecimiento del arzobispo emérito Desmond Tutu es otro capítulo de duelo para nuestra nación que despide a una generación de sudafricanos excepcionales que nos legaron un país liberado», afirmó el presidente Cyril Ramaphosa en un comunicado.

Ramaphosa expresó «en nombre de todos los sudafricanos», su «profunda tristeza tras la muerte» de esta figura esencial de la historia sudafricana, después del fallecimiento en noviembre de Frederik de Klerk, el último presidente blanco del país.

Desmond Tutu era un sonriente arzobispo sudafricano, cuya personalidad incontenible le ganó amigos y admiradores en todo el mundo, siendo una de las figuras más conocidas del país, internamente y en el extranjero.

A tutu se le atribuye haber acuñado el término Rainbow Nation (nación arcoíris) para describir la mezcla étnica de la Sudáfrica posterior al apartheid.

Fue contemporáneo de otro gran líder, Nelson Mandela. Se convirtió en una de las fuerzas impulsoras detrás del movimiento para poner fin a la política de segregación racial y discriminación impuesta por el gobierno de la minoría blanca contra la mayoría negra en Sudáfrica, que se extendió desde 1948 hasta 1991.

La muerte de Tutu se produce pocas semanas después del fallecimiento, a los 85 años, de quien fue el último presidente de la era del apartheid de Sudáfrica, F.W. de Klerk.

Se desempeñó como obispo de Lesotho (1976 – 1978), obispo asistente de Johannesburgo y rector de una parroquia en Soweto, antes de su nombramiento como obispo de Johannesburgo.

Desde esas posiciones alzó su voz contra la injusticia en Sudáfrica y nuevamente lo haría, a partir de 1977, como secretario general del Consejo Sudafricano de Iglesias.

Convertido en una figura de alto perfil antes de la rebelión de 1976 en los municipios negros, los sudafricanos blancos lo conocieron por primera vez como un activista a favor de la reforma, meses antes de que se desatara la violencia en Soweto.

Sus esfuerzos lo llevaron a recibir el Premio Nobel de la Paz en 1984, en lo que la comunidad internacional consideró como un gran desaire a los gobernantes blancos de Sudáfrica.

Como jefe de la Iglesia Anglicana en Sudáfrica, continuó haciendo campaña activamente contra el apartheid. En marzo de 1988 declaró: «Nos negamos a ser tratados como el tapete para que el gobierno se limpie sus botas militares».

En 1989, fue arrestado por negarse a abandonar una manifestación que había sido prohibida.

En 1995, lo nombraron jefe de la Comisión de Reconciliación y Verdad.

Sobre direccion

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Serias grietas surgen en el PRM

Por Augusto Álvarez SANTO DOMINGO, R.D. Justo en el momento en que ...