Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: Cómo evitar los divorcios

REFLEXIONES: Cómo evitar los divorcios

 AYUDAME A SALVAR UNA VIDA 

Hola amigos, ¿qué tal? La lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 5, nos trae la solución a la vida matrimonial, para evitar la destrucción de la familia, cito:

“Sean sumisos unos a otros con respeto cristiano. Las mujeres, que se sometan a sus maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia; él, que es el salvador del cuerpo. Pues como la Iglesia se somete a

Cristo, así también las mujeres a sus maridos en todo.

Maridos, amen a sus mujeres como Cristo amó a su Iglesia. Él se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante sí gloriosa, la Iglesia, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada. Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son.

Amar a su mujer es amarse a sí mismo. Pues nadie jamás ha odiado su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. «Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.» Es éste un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.

Palabra de Dios

p://://infoclick.me

Víctor Martínez lo recuerda, pareja sean sumisos unos a otros, mujeres obedezcan en todo a sus maridos, tienen que someterse a ellos, siempre y cuando el comportamiento de ellos sea como el de el Señor, coherente, con un trato fino y cortés, con la misma fidelidad que el Padre trata a su Iglesia, con ese amor santo e inmaculado, porque, si tu marido no se comporta así, no puedes obedecer una cabeza loca que no está bien porque te va a descarriar, a dañar a ti y a tus hijos.

Por último, no es posible un matrimonio atado al cordón umbilical de los padres, a ellos los queremos, los respetamos, los ayudamos cuando podemos, los visitamos si se puede, sino, basta con una llamadita y sin cargos de conciencia entréguese a su nueva familia, esa está primero.

Es tan sencillo, sean fieles, sumisos, coherentes, ámense de verdad, pongan a sus padres en su justo lugar y hagan del Señor el centro de sus vidas, durarán juntos hasta que Dios los separe.

Hasta la próxima.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

REFLEXIONES: ¿Dónde está el Dios de los adolescentes?

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA     Hola amigos, ¿qué tal? Continúo ...