Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: Cómo conocer el corazón del otro

REFLEXIONES: Cómo conocer el corazón del otro

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

Hola amigos, ¿qué tal? ¿Cómo conocer el corazón del otro?, me supongo que yendo al cardiólogo. No obstante, este órgano tan importante es reconocido como el órgano dónde se aloja el amor, los sentimientos y hasta las actitudes de los seres humanos.

Decimos que tenemos que dejar entrar a Dios en nuestro corazón, como una forma de asumir un comportamiento bueno, ético, moral, bondadoso, de persona convertida y amante de Dios.

Pero, ¿cómo saber quien tiene a Dios en su corazón?, pienso que hay señales importantes que reflejan la bondad, la pureza, la actitud del otro, incluso cuando se equivoca y falla, pues claro, todos somos humanos, pecadores.

La actitud correcta que reflejas en los momentos difíciles, es un claro testimonio de que conoces lo que Dios está haciendo en ti.

La persona que, frente a un conflicto, por ejemplo, evade mirarte, te voltea la cara, te niega un saludo, te murmura, habla mal de ti, te guarda rencor, no perdona, te hace maldades, definitivamente que está reflejando lo que tiene en su corazón.

p://://infoclick.me

Las personas de Dios, sonríen, son agradecidas, reparten amor por doquiera, viven ayudando a todo el que pueden, tienen un corazón noble, que no aloja maldad, ni rencor, ni envidia, perdonan, son personas fieles a sus amigos, no los critican por detrás, ni se alegran de sus momentos difíciles.

Víctor Martínez te invita a dar un buen testimonio de que Dios está en tu corazón, actuando conforme a lo que Él manda, con una actitud frente a los demás, sensata, humilde, amorosa, de verdadero hijo del Padre, así estarás glorificándolo y ayudándolo en la transformación del mundo.

Hasta la próxima.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

REFLEXIONES: ¿Dónde está el Dios de los adolescentes?

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA     Hola amigos, ¿qué tal? Continúo ...