Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: Deja entrar al Señor en tu corazón

REFLEXIONES: Deja entrar al Señor en tu corazón

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

Hola amigos ¿qué tal? Me escribe una persona por WS: “Buenas tardes hermano, ¿puedes decirme cómo le doy entrada definitiva a Dios en mi corazón de una vez por todas? Un abrazo y bendiciones.”

Leí el mensaje y quedé inmerso en el silencio, lo medité por varios días y pedí luz al Espíritu Santo para responder con sabiduría divina. Le respondí:

Mi querido hermano, estoy seguro que Dios está siempre en tu corazón, el nunca te abandona, recuerda que incluso ha dicho que “somos templos vivos del Espíritu Santo”, lo que significa que el Espíritu de Dios habita en nosotros y somos sus hijos predilectos, amados, El nos ama tanto que nos envió a su Hijo a morir para salvarnos.

Ahora bien, nosotros somos quienes nos alejamos de Él, lo abandonamos cuando pecamos, y lo sacamos de nuestro corazón, sin embargo, si le mostramos arrepentimiento, con fe y amor, con solo decir “Señor no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra tuya bastará para sanarme”, ahí estará El sanando tus heridas y con su gran misericordia perdonándote una vez más.

p://://infoclick.me

Es esta la forma de darle entrada en tu corazón de manera definitiva:

1. Evitando el pecado.

2. Confesándolos con más frecuencia para que la gracia recibida con la absolución te fortalezca en el Espíritu.

3. Recibiendo la Eucaristía.

4. Amando al prójimo como a ti mismo.

5. Y perseverando en la oración.

Víctor Martínez te sugiere, hermano querido, tener un guía espiritual, alguien con quien puedas conversar cada vez que lo necesites o las dudas quieran entrar en tu corazón, mientras seguiré orando por ti.

Hasta la próxima.

About Redaccion Central

Redactor informativo digital

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Con el petróleo al mismo precios, combustibles están hoy más caros

Galón de gasolina premium costaba 53 pesos menos   SANTO DOMINGO, R.D. ...