Home / ACTUALIDAD - 2 / Haití parece un barril de pólvora a punto de explotar, sin presidente, Congreso y Poder Judicial

Haití parece un barril de pólvora a punto de explotar, sin presidente, Congreso y Poder Judicial

PUERTO PRÍNCIPE, Haití
(SERI)

Haití sigue siendo un país en crisis total, al borde de una guerra civil, sin presidente, sin Congreso y sin Poder Judicial.

Aunque Ariel Henry ya se instaló como su primer ministro, siendo ahora su nuevo jefe de gobierno, designado por un presidente legítimo, que luego fue asesinado, no ha sido confirmado por la Asamblea Legislativa, como establece la Constitución, porque no existe.

La crisis haitiana sigue al rojo vivo, porque esa empobrecida nación, adolorida y de luto por el asesinato de su presidente Jovenel Moïse, está completamente dividida y sin control.

Haití podría ser definida como un fiasco de país, sin Congreso, Sin Poder Judicial, sin un organismo electoral y donde varios grupos están al acecho en procura de apoderarse del poder, y lo más grave, no tiene presidente.

Incluso, su nuevo gobierno se instaló el martes en Primature, en el Bicentenario, zona controlada por bandas armadas, 15 días después del asesinato del presidente Jovenel Moïse.

Estas bandas están sembrando el terror en una nación, donde casi la totalidad de sus habitantes viven en la miseria.

El gobierno de Henry se ha marcado las prioridades de continuar la investigación sobre el asesinato del presidente Jovenel Moïse, lo que algunos analistas ven imposible, a menos que no cuente con la ayuda internacional, especialmente de Estados Unidos, porque la mayoría de ciudadanos no descartan la responsabilidad de su antiguo jefe de gobierno, hoy ministro de Relaciones Exteriores, Claude Joseph, en el magnicidio.

Además, entienden que hay complicidad en las investigaciones llevadas a cabo por la Policía haitiana, pues marchan sin rumbo seguro, como dirigida a proteger algún sector importante, y que podría ser el propio Joseph.

La lucha contra la inseguridad, la organización de elecciones, la reactivación de la economía, la lucha contra el Covid-19, están en la carpeta de su nuevo jefe de Gobierno, que ha asumido la responsabilidad de organizar unas elecciones donde Haití pueda elegir su presidente.

Jovenel Moïse, asesinado en su domicilio, la madrugada del miércoles 7 de julio de 2021, donde hasta la fecha, la Policía no ha podido informar con claridad, el papel desempeñado por la seguridad del mandatario, al momento del magnicidio.

Tampoco se han dicho por qué Joseph, a pesar de haber sido destituido por el presidente Moïse, unas 36 horas antes de su asesinato, se apoderó del poder de inmediato, y dirigió las investigaciones como jefe de gobierno, cargo que desempeñó de manera ilegal, porque ya no era primer ministrito.

“Todos los culpables, perpetradores y patrocinadores, deben ser identificados y llevados ante la justicia haitiana. Espero que se pronuncien contra ellos sentencias ejemplares y disuasorias. La nación no espera menos de sus líderes. Nunca más, debemos revivir una tragedia así”, declaró Henry, un médico neurólogo en su discurso de toma de posesión, refiriéndose al magnicidio.

Y más adelante señaló que la solución a la crisis haitiana debe venir de los haitianos. Esto es algo difícil, si se toma en cuenta que varias zonas haitianas, hoy en día están controladas por bandas criminales y esa nación, además, carece de instituciones públicas, sin poderes legislativo, judicial y ejecutivo.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Anulan compra de terrenos en PP por faltas graves del cabildo

PUERTO PLATA, R.D. La Dirección General de Contrataciones Públicas (DGCP) anuló la ...