Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: ¿Debe la Iglesia cobrar por sus servicios?

REFLEXIONES: ¿Debe la Iglesia cobrar por sus servicios?

    AYUDAME A SALVAR UNA VIDA  

Hola amigos, ¿qué tal? Hay cosas que no tienen precio, una oración para el angustiado, un compartir con el necesitado, una asistencia al enfermo, un sacramento impartido en la Iglesia, una orientación acertada, una prédica apropiada, en fin, son muchas las actividades que nos enriquecen espiritualmente y fortalecen el alma, a cambio de nada.

Pero el mundo ha cambiado y quienes hacemos esas labores, nos vemos obligados a comer y a estar en salud para servir, a gastar hasta para transportarnos, lo que significa que ya no hay curas del pueblo, ni pastores de esquinas, ni quienes salen a predicar con las manos vacías, hasta en la Iglesia hay que insistir por el diezmo, o por lo que sea, como hacen los católicos, para mantener el templo y a sus empleados.

El mismo Señor nos dice en la 1 Corintios 9:13 “¿No saben que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, de altar viven? Así también ordenó el Señor a los que anuncian el Evangelio, que vivan del evangelio.”

Los ministros nos pasamos la vida sirviendo con amor a todo el mundo, ayudando al prójimo a veces sin tener con que, predicando la Palabra, orientando con charlas, conferencias o talleres, llevando el pan de la enseñanza a tanta gente, bautizando, casando, asistiendo a los enfermos, de funeraria en funeraria despidiendo a nuestros difuntos, realizando esa digna labor que Dios puso en nuestros hombros al elegirnos.

p://://infoclick.me

Pero casi nadie ha leído la 1 de Corintios, y quienes lo han hecho piensan que, por ser las cosas de Dios, tienen que ser mínimas en el presupuesto.

Gastar un millón en una boda como si nada es común, pero si la Iglesia pide es un escándalo y tenemos que gastar en luz, aire acondicionado, limpieza, personal de apoyo y estipendios para el ministro…

Gastar en trajes, desayunos, souvenirs y otros en un bautizo o primera comunión, no es nada, pero quieren darle a la Iglesia a regañadientes 500.00 pesos y eso que hubo que invertir tiempo en catequesis y cursillos de preparación.

Las horas de trabajo del ministro sea sacerdote, diácono, pastor o quien sea, no vale nada, pero si vas al médico tienes que cantearte con 4000.00 por unos minutos de consulta.

Víctor Martínez invita a los cristianos a tomar más en serio a su Iglesia, a apoyar más a sus ministros y a derrochar menos en las celebraciones.

Hasta la próxima.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

REFLEXIONES: Se ha perdido un niño

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA     Hola amigos, ¿qué tal? Hay ...