Home / ACTUALIDAD - 2 / Juicio penal de Operación Coral deja al país atónito

Juicio penal de Operación Coral deja al país atónito

  •  La sorpresa procesal
  • Un arrepentimiento activo in límini litis

El jueves en la noche, todos nos hemos quedados atónitos, con el testimonio de un coacusado, el mayor Raúl Alejandro Girón Jiménez , quien por más de dos horas explicó la trama criminal, de la cual el mismo se considera parte, para el enriquecimiento ilícito y el crimen de concusión perpetrado en contra del Estado dominicano.

La ciudadanía debe haber amanecido con mucha preocupación, ante las declaraciones firmes y estremecedoras que se han producido, en medio de la solicitud de medidas de coerción, del denominado caso “Operación Coral”, con que se persigue el enriquecimiento ilícito, desde el Estado dominicano, a un grupo de ciudadanos militares y civiles, con características especiales de una joven señora (Rossy Guzmán Sánchez), que practica la religión cristiana y tiene un templo de evangelismo

Girón Jiménez

Si nos circunscribimos al momento procesal penal en que ha ocurrido, debemos establecer, que los imputados, Enfrentan una investigación en donde el Ministerio Público ha solicitado la prisión preventiva, para seguir indagando sobre la ocurrencia de tan horrendo crimen, donde se habla en principio de más de 3000 millones de pesos

Sin embargo, la defensa ha sido víctima de una sorpresa procesal, que constituye un punto de inflexión, para la acusación y que pudiera ser calificada, como un anticipo de prueba, en favor de la acusación por parte del mayor Girón Jiménez

Si observamos el proceso penal, las presunciones legales son fundamentales para apreciar las pruebas que, en definitiva, ligan a los jueces en la formulación de sus juicios de condena o de absolución

Hay presunciones juris tantum (hasta pruebas en contrario) y otras más contundentes, denominada juris et de juris (hasta inscripción en falsedad).

Adán Cáceres

Sin embargo, el testimonio de un coacusado de esta trama criminal contra el Estado, constituye una pieza angular, que puede definir desde ya, las entrañas del accionar criminal y el concierto de voluntades, que desde cargos públicos facilitaron el enriquecimiento ilícito y que también tipifica el crimen de coalición de funcionarios

Las enseñanzas del catedrático español, radicado entre nosotros, doctor Pedro Rosell, servirán de base para tipificar las conductas ilegales, ilegítimas y constitutivas de los crímenes propuestos y sometidos al debate

Las infracciones analizadas por el profesor Garraud, en el Derecho Penal Francés, que abarca el tomo tres, con más de 679 páginas, son la doctrina jurídica que servirá de base a la acusación en base a la actual Código Penal vigente, en su análisis de las Infracciones contra de la cosa pública.

La coalición de funcionarios, prevista en el Código Penal vigente, en los artículos 123 al 126, será el punto de discusión y constituirá el tipo penal a sancionar, con las sabias opiniones de doctrinarios, como Blanche , Helie y Garraud , que sitúan y caracterizan los elementos constitutivos de dicha infracción en cuatro elementos: el concierto, la calidad de funcionario público o agente de administración, el objeto indicado por la ley, y la intención penal, que es fundamental para la existencia del delito

En definitiva, se trata de sancionar a los depositarios de la autoridad pública, que concierta, bajo la calidad que ostenta, en contra del patrimonio del Estado.
Para los talentosos, es bueno recordarle que existen dos circunstancias agravantes, referidas a que el concierto se agrava cuando se produce entre autoridades civiles y militares y, segundo cuando el concierto resulta un atentado a la seguridad interior del Estado.

Es por eso que no se puede realizar una superposición de tipos penales y, por otro lado, tratar de calificar esas actuaciones como asociación de malhechores y, a su vez, verla también como coalición de funcionarios, para corregir equívocos

Raúl Alejandro Girón Jiménez

Finalmente, es bueno rescatar, luego de este terremoto, por las declaraciones del mayor Girón Jiménez, que el crimen y delito cometido por funcionario público, en el ejercicio de sus funciones, está claramente establecido en los artículos 166 al 198, del Código Penal, comenzando por la prevaricación tipificada en los artículos 166 al 168 y siguiendo por la sustracción o desfalco previsto en los artículos 169 al 172.

Pero hay que recordar, además, que la destrucción, supresión, sustracción o robo de actos o títulos por funcionarios y oficiales públicos, o por sus encargados, cuando aquellos han sido confiados en depósito, o para comunicación a los funcionarios oficiales públicos, en razón de sus funciones, está previsto en el artículo 173, del Código Penal dominicano.

Y finalmente recordarle que el artículo 174, del Código Penal, es el que tipifica la concusión, que consiste al tenor de dicho texto, en recibir, ordenar recibir, percepciones ilegales (ingresos públicos o salarios), a sabiendas de su ilegalidad, por parte de los funcionarios y empleados públicos indicados por la ley o sus delegados y que está sometido a tres elementos constitutivos de dicha infracción y, a su vez, pueden ser caracterizados, conforme a las enseñanzas del profesor Pedro Rosell:

1. La percepción legítima del dinero.

2.- La calidad de la persona que percibe dichos fondos.

3.- La intención Criminal de apropiarse ilegalmente de dineros y salarios, como es el caso de la especie.

Rossy Guzmán Sánchez

Con esto he tratado de darle una explicación a muchos colegas y amigos, hijos de abogados prominentes, que en madrugada de hoy me han hecho recordar estas enseñanzas, que habrá que someterlas a debate y que serán sujetos de análisis en medio de esta contienda provocada, por las declaraciones de un imputado de la trama criminal urdida en contra del Estado dominicano.

Sin pretender concluir, ya que la audiencia no ha terminado y prosigue esta tarde su agitado curso, sería interesante destacar un nuevo tipo penal, poco nombrado y muy poco argumentado en los estrados penales: “el crimen de omisión impropia”, que es originaria del derecho germánico y que data del siglo XVIII, que puede servir de tema a la causalidad de la omisión y su conformidad con el principio de legalidad y los tipos penales de garantía, sobretodo, cuando la punición del delito de omisión impropia se deduce de la misma ley y no de un razonamiento del juez por analogía

Yeni Berenice Reynoso

Es por eso, que los abogados en ejercicio y de inveterada defensa penal, decimos como nuestros padres y maestros del Derecho, con quienes nos formamos y litigamos, que en Derecho Penal y cualquier otra materia, se sabe cómo se comienza a litigar, pero no se sabe, cómo termina, debido a estas sorpresas testimoniales y que nosotros nos atrevemos a caracterizar, como anticipos de prueba, para una condena ejemplar.

Mientras tanto, esperemos la audiencia de medida de coerción, convertido en un juicio preliminar, por los actores del proceso, para seguir observando el devenir de este caso criminal, denominado Operación Coral, a los fines de expresiones populares.

Desde esta madrugada, hay que preservar la vida de ese co- imputado , que se ha convertido en testigo rey , a los fines del proceso, desde esta noche , en sus declaraciones orales , públicas y contradictorias, a partir de la tarde de este viernes en que prosigue la audiencia penal.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Proclamarán ganador balotaje peruana cuando resuelvan pedidos de nulidad

LIMA, PERI Los peruanos tendrán que esperar que el Jurado Nacional de ...