Home / ACTUALIDAD - 2 / La PN, una institución sin suerte y denigrada

La PN, una institución sin suerte y denigrada

Desde hace muchísimos años, aquí se habla de transformar a la Policía Nacional, y eso está muy bien.

Pero, para transformar la Policía Nacional, primero hay que transformar a la sociedad, porque esa institución es parte de la sociedad.

Conjuntamente con la Policía Nacional, el Gobierno debe de transformar todas las demás instituciones del Estado dominicano.

No es la Policía la única institución que está podrida.

La Policía es parte de la sociedad y sus actuaciones se destacan por ser una institución represiva y, en ocasiones, preventiva y persecutora, aunque unos personeros, en los últimos años, la utilizaron como un botín.

Ningún jefe de Estado, incluyendo al actuar, se ha preocupado, primero, por mejorar las condiciones económicas de cada uno de los miembros de la Policía, de quienes figuran en las nóminas de esa institución.

Por ejemplo, el aumento insignificante, pírrico, hecho recientemente a la Policía, únicamente benefició a una parte de las nóminas. Otra, muy importante, se quedó esperando.

Para reformar o transformar a la Policía, hay que conocer esa institución, desde arriba hasta abajo, ya que es policlasista. Es decir, de muchas clases, como son todas las instituciones del Estado.

Pero, si el presidente Luis Abinader quiere transformar la Policía, debe importar ciudadanos chinos, japoneses, suecos y de otras nacionalidades, donde esa institución respeta todos derechos humanos y constitucionales.

Ahora bien, y aquí hacemos un paréntesis, el presidente Abinader, bajo ninguna circunstancia, puede autorizar el reingreso a la Policía de personas expulsadas por corrupción, por robo, por narcotráfico, como ha ocurrido en otros tiempos, y dicen, podría ocurrir en los próximos días.

Si se investiga a fondo las informaciones que van de poca en poca en Villa Altagracia, todas las teorías baratas e inventadas sobre el asesinato de la pareja de esposos, quedarán sepultadas y a la cárcel irían otros que hoy está siendo protegidos.

Siguiendo con la transformación en la Policía, lo mismo debiera llevarse a cabo en todos los Poderes del Estado, principalmente en el Poder Ejecutivo, comenzando con designar personas con capacidad en los puestos, sin politiquería.

¡Qué mala suerte!

La Policía tiene tanta mala suerte, que los tres jefes policiales designados por el gobierno de Danilo Medina, tenían un largo historial negativo, estaban, antes de asumir la posición, siendo mencionados en casos oscuros.

Incluso, Ney Aldrin Bautista Almonte fue sancionado por el caso La Mulata, en Puerto Plata, y unos cinco años después, Danilo Medina lo designa jefe de la Policía.

Recuerden, fue el mismo Danilo Medina quien ordenó que ese hecho, que escandalizó al país en el extranjero, fuese investigado.

En la jefatura de Bautista Almonte, los escándalos estuvieron a la orden día.

Bautista Almonte, que hasta el momento, sus acciones al frente de la PN no han sido investigadas por el Ministerio Público, independiente, se anda paseando por ahí como si nada hubiese ocurrido en su vergonzosa e indignante gestión.

Edward Sánchez González, aunque nunca se ha mencionado en ningún escándalo, es un hombre de esa desprestigiada cuadra, carecen de asesoría y capacidad para manejar una institución como la Policía Nacional.

En la Policía Nacional, aun quedan hombres con sabiduría y muñeca para frenar la desbordante inseguridad que nos arropa y para sacar de sus filas a quienes debieran estar residiendo en el penal de La Victoria.

Pero, mientras la Policía Nacional sea una institución arropada por políticos, la pueden transformar mil veces, y seguirá siendo la misma Policía Nacional.

Danilo, reforma y violación

Danilo Medina, desde que llegó al poder, prometió reforma y una nueva Ley Orgánica para la Policía Nacional.

Danilo promovió y logró que su Congreso aprobara un mamotreto de ley, lleno de errores, la promulgó y la publicó.

Sin embargo, descaradamente fue el primero en violarla, para dejar en la jefatura de la Policía, hasta el fin de su mandato, a un individuo que estaba negociando la compra de gasolina con su hermano Alexis Medina Sánchez, quien hoy está tras rejas en Najayo, por corrupción.

Si la República Dominicana va camino a convertirse en una tacita de oro, en una nación de grandes cambios y transformaciones, donde todos los servicios, incluyendo el transporte, serán modernizados, lo lógico es que tengamos una nueva Policía Nacional, dirigida por profesionales, honestos a carta cabal y que sea dirigida como están siendo dirigidos los ministerios e instituciones del Estado, por ejemplo, Educación, Superintendencia de Seguros, Salud Pública, Agricultura, Obras Públicas, entre otras, donde hay transparencia y nadie se ha atrevido a cuestionar a sus incumbentes.

En cualquier otro país, con lo que pasó en Villa Altagracia, hubiese habido un remenión de mata, que hasta los frutos verdes hubiesen caído.

Pero, hasta el momento, la indignación sólo llegó hasta los medios…

No olviden, y esto es sumamente importante, la Policía está llena de hombres y mujeres profesionales y honestos, que jamás pisotearan su nombre y apellidos.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Proclamarán ganador balotaje peruana cuando resuelvan pedidos de nulidad

LIMA, PERI Los peruanos tendrán que esperar que el Jurado Nacional de ...