Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: Recuerdos de mi Parroquia

REFLEXIONES: Recuerdos de mi Parroquia

Hola amigos, ¿qué tal? Han pasado muchos años, ya todo es historia, sembramos mucho y por ahí andan grandes cosechas.

En la capilla del Centro Especializado de Enseñanza inaugurada en la década de los años 70, es fundada la Parroquia El Buen Pastor, tiempos después, en una de sus visitas pastorales el Cardenal López Rodríguez me solicita fundar una parroquia que abarcara todo el sector del Evaristo

Morales, en lo que de inmediato empecé a trabajar.

Hicimos un censo con el apoyo de estudiantes y profesores del colegio a todo el sector, jamás olvidaré las 508 viviendas que solo existían, sabíamos cuántos niños, adolescentes, adultos, ancianos, divorciados, no católicos, bautizados, casados, etc. existían.

Procedimos a cambiar el nombre del colegio por Centro de Enseñanza El Buen Pastor e iniciamos programas de evangelización, comunes entre la parroquia y el colegio.

Muy buenos retiros llevábamos a cabo en nuestras instalaciones, la Comunidad Pan y Vino, la Casa de la Anunciación, los grupos de Evangelización del Padre Láutico, los de Santelises, en fin, todos tenían espacio en este templo improvisado, pero muy sagrado y eran acogidos con amor.

tp://://infoclick.me

Muy buen Consejo Parroquial, pido excusas si se me olvida alguien, (los Bisonó, los Albuerme, los Estrella, los Ramos, los Pepén, Clarita y una serie de damas siempre dándonos apoyo) una gran variedad de sacerdotes Jesuitas, Carmelitas, Diocesanos, de manera incondicional el Padre Fidel, los cuales perseguíamos para las Misas dominicales y este indigno diácono que celebraba la Palabra y predicaba todos los días.

Así empezamos, recuerdo aquellos Viacrucis los viernes de Cuaresma, en las mañanas con el colegio, en las noches para la Parroquia, siempre la primera estación se hacía en la puerta de aquella santa morada de Monseñor Pepén, quien nos daba la bendición, para entonces recorrer todo el sector.

Aquel local se vestía de duelo, en silencio absoluto, para recordar la muerte del Señor y se convertía en un gran templo para que, en aquel desierto patio, sin la algarabía de los estudiantes, pudieran celebrarse todos los actos litúrgicos de la Semana Santa, que culminaban en la Resurrección del Señor.

Las semillas fueron sembradas entre las comunidades del colegio y parroquia, sus frutos están esparcidos por todo el mundo, pero en el corazón de Víctor Martínez está entroncado el más hermoso de los frutos, el de la semilla de amor dejada en mi corazón por todos ustedes.

Hasta la próxima.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

W. Franco y Mejía guían a Tampa; Rosario a Indios y M. Franco a Orioles

  LIGA AMERICANA   ST. PETERSBURG, Florida El dominicano Wander Franco bateó un ...