Home / ACTUALIDAD - 2 / Josefa Castillo, ¿tras las huellas de Lucía?

Josefa Castillo, ¿tras las huellas de Lucía?

Quienes han recibido ¡formación! en la vieja escuela, es decir, en el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), salvo honrosas excepciones, saben cómo hacer lo bueno y lo malo.

Y como el partido del jacho sería algo así como el padre del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y del Partido Revolucionario Moderno (PRM), la señora Josefa Castillo, con el poder de un decreto, siguió la ruta de aguerridas compañeras, que, sin embargo, no llegaron tan lejos.

Por ejemplo, las diabluras de Felipa Gómez, nunca involucraron las finanzas públicas, mientras que Lucía Medina y sus mochilas, constituyó una acción que osciló entre los aprestos reeleccionistas y la corrupción.

¿Es posible medir y/o hacer comparaciones entre lo que realizó Lucila Medina con la puñalada de la señora Josefa Castillo a la finanza pública?

¡Claro que sí! La diferencia es que una lo hizo a escondida y la otra, disfrazada de “legalidad”. Pero, ambas carecen de transparencia y honestidad. Ambas golpean los maltrechos fondos públicos como si fuera un patrimonio personal. Aquella lo hizo y el presidente, su hermano Danilo Medina, glorificó sus acciones, o se hizo de la vista gorda. Contra ésta, parece que su jefe, el presidente Luis Abinader, va por el mismo camino que su antecesor. Parece estar, en este caso, sordo y ciego.

Cuentan entre los oficialistas que desde un litoral oficial, Josefa Castillo es acusada de crearle problemas al presidente Abinader, mientras otros aplaudieron su acción.

Josefa Castillo es una mujer con poder en el gobierno y el partido, e incluso, es señalada como la “Eva Perón” dominicana.

Desde que aspiró ser reelecta diputada, ya ella sabía no se juramentaría, en caso del PRM ganar los comicios como se vaticinaba, y no lo hizo, dejando a sus electores abandonados, no obstante, los cuadros medios en los cuales se apoyó, están con ella en la Superintendencia de Seguros.

Como se aprecia tras el golpe a una economía aporreada por la pandemia, no sólo los precios de la canasta familiar se disparan, sino la ceguera del poder a la hora de castigar a los suyos, pues resulta evidente que la exquisita Josefa Castillo ha dejado en manos del presidente Luis Abinader un gran lío, y no de ropa.

Lo cierto es que Josefa Castillo está abusando del poder y dirigiendo la Superintendencia de Seguros como una empresa privada a la que ella no le tiene amor, ni teme por su desaparición.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

El clerén está noqueando al Covid-19

Existen tres fuentes de conocimientos, y son los libros, las personas y ...