Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: Pensamientos peligrosos

REFLEXIONES: Pensamientos peligrosos

Hola amigos, ¿qué tal? Los pensamientos hay que cuidarlos, son altamente peligrosos, pues son energía, impulsos bioquímicos y eléctricos, ondas que penetran en el tiempo y el espacio, esto los convierte en poderosos.

Somos el producto de nuestros pensamientos, de nuestras emociones y acciones, las situaciones futuras están conformadas por estas tres áreas, por lo tanto, tienes que aprender a pensar y a comportarte de una manera positiva, con optimismo y coherencia con lo que deseas.

Alguien decía que la vida es como un búmeran, pues nuestros pensamientos, palabras y obras vuelven a nosotros tarde o temprano con asombrosa precisión.

Los pensamientos negativos son tóxicos y afectan la salud de manera significativa, pues emiten vibraciones negativas que retornan a ti.

Decía Michael Bernard que está demostrado científicamente que un pensamiento positivo es cien veces más poderoso que uno negativo.

tp://://infoclick.me

Víctor Martínez siempre ha insistido que tenemos que aprender a reprogramar nuestro subconsciente y a transformar los pensamientos negativos en pensamientos positivos y saludables. En esto consisten las terapias de relajamiento y reprogramación mental.

En Romanos 12 el Señor nos dice que no nos adaptemos a este mundo, sino que nos transformemos, mediante la renovación de nuestra mente, para que verifiquemos cual es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.

Es un asunto de transformación y renovación de nuestros pensamientos, a través de la reprogramación del subconsciente, para lograr armonizar y balancear nuestra mente, cuerpo y espíritu para mayor bienestar y salud.

Tienes que aprender a hacerlo, aquí estamos para ayudarte.

Hasta la próxima.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

REFLEXIONES: Tú lo tomas o lo dejas

  AYUDAME A SALVAR UNA VIDA     Hola amigos, ¿qué tal? “Arrepiéntanse ...