Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: Pandemia: Un gran aprendizaje

REFLEXIONES: Pandemia: Un gran aprendizaje

Hola, amigos, ¿qué tal? Estamos a 40 días de despedir el año 2020, si viajáramos en el pasado y nos fuéramos a los inicios del año, sería un buen ejercicio para descubrir grandes cosas.

Todas aquellas personas que se la dan de brujos, adivinadores, psíquicos y que viven prediciendo lo que va a pasar en el año, se guayaron, han quedado desacreditados en sus predicciones, dándole la razón a la Palabra de Dios, que es donde están las verdaderas profecías. Aprendimos a no ser ignorantes.

ttp://://infoclick.me

Nunca teníamos tiempo para compartir en familia, con nuestros hijos, vivíamos muy deprisa y ocupados y nos justificábamos con el trabajo para darles mejor calidad de vida. Aprendimos que primero lo primero: la familia.

Muchos se sentían superiores, hijos de supermán o de la mujer maravilla, invencibles, nada podía contra ellos, eran seres especiales en la sociedad. Aprendimos que la pandemia se lleva a cualquiera.

Otros solo vestían tal o cual marca, tenían que ir al salón diario, se daban un tire desde que amanecía, vivían en un constante figureo social, eran los más bellos y cotizados. Aprendimos a ser humildes y a entender que las cosas materiales no nos sirven de nada.

Hay quienes jamás dejaban de ir a su Iglesia y vivían criticando hasta en su propia familia a quienes no querían ir, se creían los más santos y devotos. Aprendimos que nuestra verdadera iglesia es el hogar y que desde ahí se puede adorar a Dios.

Personas que no podían vivir sin las nanas, sin un servicio que se lo hiciera todo. Aprendimos que nadie es imprescindible y que nosotros sí podemos ocuparnos del hogar.

Víctor Martinez piensa que hemos aprendido a valorar las escuelas de nuestros hijos y la incomparable labor que realizan los maestros.

Parejas que casi no se soportaban, con situaciones de infidelidades, doble vida, no sacaban tiempo para compartir, andaba cada cual por su lado. Aprendimos a frenar, a no ser infieles para no contaminarnos, a soportarnos por el encerramiento y el toque de queda.

Acabábamos con todo lo que Dios había creado, la naturaleza ha tenido un espacio para recuperarse, los seres humanos para reivindicarse, hemos aprendido a orar y acercarnos más a Dios, por miedo o por lo que sea.

Y aún quienes no han aprendido, que se preparen que ahora es que nos faltan lecciones por aprender.

Hasta la próxima.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Leonel asegura ningún torniquete podrá detener hemorragia hacia la FP

SANTO DOMINGO, R.D. La Fuerza del Pueblo (FP) seguirá azotando al “viejo” ...