Home / ACTUALIDAD - 2 / La difícil tarea de matar las ideas

La difícil tarea de matar las ideas

Han transcurridos 50 años desde la caída del médico argentino-cubano Ernesto-Che-Guevara, en la quebrada del Yuro, en Bolivia.

En Europa, entre quienes ayer fueron jóvenes y ahora adultos encanecidos, recuerdan a quien la gran prensa bautizó con el nombro del guerrillero heroico.

Alguien se queja de que se recuerde a un hombre que a decir suyo, disfrutaba cuando se ejecutaba a un enemigo de la revolución cubana.

La lupa con la cual una persona observa el accionar el rol de dos soldados enfrentados, tiende a fortalecer a los escribidores de la historia.

¿Cómo juzgar a quienes hicieron trizas con el chacal  Rafael Leónidas Trujillo, a esos que arriesgaron su vida para librarnos de su tiranía?

Para quien escribe, los ejecutores del tirano, pasaron a la historia como liberadores, mientras que los asesinos de quienes eliminaron al verdugo de San Cristóbal, eran matones al servicio del tirano.

Igual sucede con los que aun hoy recuerdan al guerrillero Ernesto Guevara, un médico  que prefirió asumir la defensa de los humildes, desde un escenario político-militar.

Los seguidores de Guevara siguen cabalgando sobre el costillar de rocinante, 50 años después, también los de Carlos Gardel, Eva Perón, Tatico Henríquez, Ñico Lora, Pedro Infante y Jorge Negrete.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

REFLEXIONES: Entre abrazos, caricias y sonrisas

Hola, amigos, ¿qué tal? Siempre se ha dicho, se ha investigado y ...