Home / ACTUALIDAD - 2 / REFLEXIONES: Secretos de Estado

REFLEXIONES: Secretos de Estado

Hola, amigos ¿qué tal? Soy un inexperto en asuntos políticos, pero mi capacidad, intuición, poca sabiduría divina, meditaciones profundas, en ocasiones me revelan ciertos pensamientos que parecerían lógicos, por eso me voy a atrever a tocar este tema.

Para ser presidente de un país, pienso que usted tiene que lidiar y pactar con los empresarios, la Iglesia, los americanos, los militares y el pueblo, pero además con Dios como fuerza principal que debe regir sus intenciones y acciones.

Los asuntos que debe amarrar un político con esos diversos sectores para llegar ahí no son fáciles, sobre todo que cualquiera de ellos podría hacerle fracasar; navegar en esas aguas, complaciendo, cumplimiento con lo prometido, respondiendo en ocasiones a esos intereses, no es tan fácil como la gente cree.

http://://infoclick.me

Hay acuerdos de aposento, secretos de estados, que solo un presidente conoce, por eso quienes creen que subirán al poder sin contar con esas fuerzas están equivocados.

De todos ellos el que más me concierne no es ni siquiera la Iglesia, es la presencia de Dios en la vida de un presidente, tomarlo en cuenta en todas sus acciones, actuar conforme a sus leyes divinas y a sus preceptos, invocar su presencia cada mañana, mantener la ética, la actitud cristiana de defender a los más necesitados, son un reflejo de que estamos en buenas manos y saldremos airosos.

¿Cuándo se dañan las cosas? Cuando los presidentes se creen dioses por su poder, se casan con el mal, se corrompen, le dan la espalda a Dios y creen que son ellos los que deben gobernar prescindiendo de Su Presencia.

Víctor Martínez pide no dejar de elevar nuestras oraciones por nuestro país.

Hasta la próxima.

 

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

La agenda octubre inicia este lunes

Por Augusto Álvarez La casi totalidad de las tribunas de la justicia, ...