Home / ACTUALIDAD - 2 / Del aeropuerto de Puerto Plata a Bélgica y Venezuela

Del aeropuerto de Puerto Plata a Bélgica y Venezuela

Por Augusto Álvarez

Usted desea saber quién es Oswaldo Enrique Blislick Weeden, pues se trata de un viejo que estuvo preso el pasado año por intento de robo.

Se trata del piloto que salió de Puerto Plata para Barahora, se desvió de ruta y fue a parar a Venezuela, obligado a un aterrizaje forzado por las autoridades de esa nación.

En mayo del pasado año, una jueza le impuso, por  tratar de robarse un avión, le impuso tres meses de prisión preventiva como de coerción, en Puerto Plata, tanto a él como a otras dos personas que estaban les acompañaban en la acción delictiva.

Los investigadores dicen estar extrañados de la facilidad con la cual logró el piloto salir en libertad y embarcarse en otra aventura delictiva.

Habría que preguntarle al Ministerio Público, ¿de cuáles vías se valió el venezolano para lograr su libertad en tiempo récord?

Ojos en puertos y aeropuertos

Hace meses, desde el aeropuerto de Puerto Plata, que lleva el nombre del General Gregorio Luperón, también partió con rumbo a Bélgica, un extraño vuelo que transportaba a bordo más de 300 kilos de cocaína ¿fue inspeccionado antes de salir?

También agentes  de antinarcóticos de Estados Unidos, han sorprendido llegando a Puerto Rico, en tres oportunidades, drogas a bordo del Ferry, procedente de Santo Domingo.

A pesar de estar siendo vigilado, desde uno de los puertos del país, se produjo la magistral evasión de César Emilio Peralta (César El Abusador), que pudo llegar hasta Cartagena de India, en Colombia, siendo apresado por autoridades norteamericanas y colombianas.

Como se observa, la falta de vigilancia en aeropuertos y puertos, han posibilitados importantes salidas.

Obviamos el caso de Quirinito (Pedro Alejandro Castillo Paniagua), pues carecemos de información que nos permita establecer la modalidad en que lo fugaron.

De Quirinito sólo recordaremos que lo enfermaron, lo trasladaron de cárcel, lo empeoraron, lo enviaron a su casa, lo declararon muerto, lo enterraron, resucitó y desapareció.

Ojalá, este increíble caso, que se convirtió en un gran escándalo, sea investigado por el próximo fiscal general  y los responsables de montar esta obra teatral, sean enviados tras las rejas.

Sobre Augusto Alvarez

Redactor informativo digital

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Hace 57 años, Juan Bosch fue derrocado

¿Quiénes prestigian al fundador del PLD? Por Augusto Álvarez Al cumplirse 57 ...